Ana torrent joven

Y muchas cosas no dependen de ti. Cada medio tiene su dificultad y su mérito, también la televisión Es otro tipo de experiencia, otro aprendizaje para un actor. Pero cuando disfrutas del trabajo, en el teatro se disfruta mucho. Dejas todo el mundo y tus problemas fuera y te pones a vivir la vida de otra persona. Es una isla. Supongo que sí.

Menú de navegación

Me gusta no ser yo, olvidarme de mí Para mí es un refugio, me tranquiliza, me relaja No tengo que pensar en mis cosas. Es sanador.


  • El secreto mejor guardado de Ana Torrent: es madre de una hija neoyorquina.
  • Ana Torrent.
  • Ana Torrent - Biografía - decine21;
  • mujer soltera definition!
  • sistema de citas y referencias bibliográficas harvard;
  • mujeres en guadalajara espana?
  • mujer busca chico para follar.

Eso me ha ayudado mucho en mi vida personal para lidiar con sentimientos, con personas, con situaciones A entender, a saber de dónde vienen tantas cosas, lo que no significa justificar. Yo creo que sí. Yoyes tenía una parte indudablemente muy difícil de entender. Tomó unas elecciones en su vida que no comparto. Y tenía que meterme para entenderla; ver dónde nace, en qué ambiente, en qué lugar, saber por qué toma esas decisiones. Hace dos o tres años hice en un corto de Nacho Ruipérez el personaje de Enriqueta Martí, la asesina del Raval, y me costó mucho entender cómo esta mujer podía prostituir y asesinar a tantos niños No tengo por qué entenderla, no la justifico, pero ves lo que vivió, lo que pasó Y siempre vuelves a la infancia.

Ana Torrent: «Las arrugas, para las actrices, son una esclavitud demoledora»

Hablando de infancia. Usted comenzó en el cine siendo una niña. Sí, sí. Cuando empecé no era consciente, lógicamente, de lo que estaba haciendo, de ser actriz.

Biografía de Ana Torrent

Me decían: Los niños tienen otra verdad. Yo estaba veraneando y tenía mi primer noviete cuando se llenó la urbanización en la que estaba de periodistas. No lo llevé nada bien, no entendía esa otra parte del cine; sentía que salía con amigos y se acercaban a mi veinte mil chicos y chicas y no era por mí, sino por quién era yo. No me gustaba, no era la vida que yo quería. Yo quería verdad, no entendía nada.

CONVERSACIONES CULTURPLAZA

Pero después, con 15 o 16 años, Víctor Erice me preguntó que pensaba hacer cuando terminara los estudios, y le dije que no lo sabía. Él me dijo que probara la interpretación, que tal vez descubriría que me gustaba. Empecé a estudiar y empecé a disfrutar el ser actriz.

Hannah Montana The Movie - The Climb scena dal film

Y se lo tomó en serio. Podía haber aprovechado la inercia de sus primeras películas, pero decidió prepararse. Me lo tomé muy en serio. Era consciente, cuando vi lo que era, de que había que prepararse, que había mucho que aprender porque no sabía nada. Y que si lo iba a hacer, lo quería hacer bien.

O al menos intentarlo. Quería saber lo que era ser actriz de verdad, quería crear, aprender Empecé aquí, en España, y luego me fui a Estados Unidos unos años a estudiar interpretación. Ahí cambió mi visión de todo esto. Hay tanta verdad en la mirada de un niño, que nos pasamos la vida luchando para recuperarla siquiera por un momento.

Eso sí que lo busco, que lo intento recuperar. Independientemente, hay algo, que supongo que nos pasa a todos, cuando ves fotos antiguas tuyas; y es que ya te reconoces. Por ese motivo tienes una visión privilegiada de todos los cambios que ha sufrido esta industria. No en España; a cualquier territorio. Por ejemplo, un cine como el de Víctor Erice no se produciría hoy. Y creo que es una pérdida para todos, porque creo que debería haber espacio suficiente. Hay directores de otra generación incapaces de levantar proyectos.

Se ha vuelto imposible y, personalmente, me gustaría que hubiera espacio para ello. Nos iguala demasiado. Ahora no hay margen para riesgo: Por ejemplo, con tu papel para Tesis. Todavía la gente te vincula a la película. A mí que me reconozcan por buenos trabajos no me molesta. Tampoco me molestó que me reconocieran por mis películas de niña. Se han quedado en la mente de la gente y veo lógico que suceda. Lo veo bien, de hecho, porque estoy contenta de todo ello y orgullosa.

"Siento que juego mucho más ahora y que disfruto mucho más", confiesa la actriz madrileña

La verdad es que se hacen cosas muy buenas y estoy de acuerdo con eso que ya parece un tópico: Es una realidad que no podemos negar. Ha sido toda una evolución… ahora soy la madre de chicos de 20 o 30 años. Y en el teatro o en la televisión es diferente. Es casi una lotería a la que jugamos muchos.

Así que, te adaptas.